Terapia Familiar e Infanto Juvenil

La infancia y la adolescencia suponen ciclos vitales que conllevan importantes cambios en el desarrollo físico, cognitivo y emocional de los menores. Dichos cambios comportan ciertas conductas que pueden ser normales. Pero en otras ocasiones encubren problemáticas que el menor no sabe comprender, enfrentar y verbalizar. Pensemos que los niños y los adolescentes se exponen a múltiples demandas pero con menos recursos y menos autonomía que los adultos.  Por ello es necesaria una terapia familiar e infanto juvenil

Por otra parte, lo que vivan en la actualidad les marcará de forma permanente en su forma de entender el mundo y las relaciones en un futuro.
Por ello, ante la duda, consúltanos y sal de dudas respecto a la relevancia de las conductas y actitudes que te preocupan de tus hijos. Prevenir es la mejor manera de permitirles que desarrollen su personalidad de forma integral.