Problemas De Eliminación

Los problemas de eliminación hacen referencia a los trastornos en el control voluntario urinario (enuresis) o fecal (encopresis) debido a dificultades en el control de los esfínteres, que pueden darse de forma aislada o combinada, sin que exista un trastorno de tipo fisiológico o sea producto de una enfermedad médica.

Hablamos de enuresiscuando el niño no controla la emisión repetida de orina durante el día o la noche, en la cama o en la ropa, involuntaria o intencionadamente, después de los 5 años, edad en que el niño debería haber adquirido la continencia urinaria.

Para poder diagnosticar enuresis deben ocurrir dos episodios semanales durante, por lo menos, tres meses consecutivos o suponer un malestar clínicamente significativo o deterioro social, académico o en otras áreas de la actividad del niño. Así, por ejemplo, hablaríamos de enuresis en el caso de un niño de 10 años que sigue mojando la cama por la noche de manera esporádica, pero lo suficiente como para no realizar actividades que le impliquen dormir fuera de casa.

Se trata de un problema de alta prevalencia en la población infantil, estimando que afecta a un 5-10% de los niños/as pasados los 10 años y en torno a un 1% en la adolescencia, cuyas causas pueden explicarse debido a factores fisiológicos, genéticos, madurativos y de aprendizaje

La enconpresis se da cuando el niño presenta una emisión repetida de heces en lugares inapropiados de manera involuntaria, en la mayoría de los casos, pasados los 4-5 años de edad y comprende desde el simple manchado de ropa hasta la evacuación de mayores cantidades de heces. 

Para diagnosticarla, estos incidentes tienen que aparecer al menos una vez al mes durante un mínimo de tres meses, o suponer un malestar clínicamente significativo o deterioro social, académico o en otras áreas de la actividad del niño.

Dentro de las causas que explican este trastorno, se contemplan diferentes factores que conducen a una explicación multicausal sobre el origen y el mantenimiento del problema (fisiológicos, dietéticos, madurativos, de aprendizaje, estresantes, problemas de conducta, etc.), afectando a un 3% de los niños mayores de 4 años de edad y siendo prácticamente inexistente la enconpresis funcional pasados los 16 años.

Ambos tipos de trastornos suelen producir consecuencias emocionales negativas en la vida del niño tales como sensaciones de culpa, vergüenza, fracaso o limitaciones en sus actividades cotidianas y sociales. Mantenido en el tiempo, producen una baja autoestima y percepción de “ser diferentes” a los demás, pudiendo provocar aislamiento

Por ello, es importante evaluar e intervenir el problema lo antes posible.

El tratamiento de la enuresis contiene una fase de psicoeducación y la aplicación de técnicas de modificación de conducta, en la que se combinan progresivamente distintos componentes terapéuticos como el uso de un aparato de alarma (pipi-stop), entrenamiento en retención, en limpieza y uso de reforzadores entre otros.

El tratamiento de la encopresis también contiene una fase de psicoeducación y la administración de distintas técnicas operantes entre las que destacan el uso de registros, la economía de fichas, el refuerzo positivo y un entrenamiento en hábitos defecatorios, de higiene y autonomía.

Todos los artículos que aparecen la web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.