Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La familia es la primera y más importante fuente de aprendizaje donde los niños/as configuran su personalidad y adquieren patrones de comportamiento que reproducirán fuera de casa. De ahí, la importancia de ejercer como modelo de las conductas que se pretenden conseguir o aumentar en los hijos/as.

Vamos a reflexionar acerca de algunas pautas que pueden serviros a la hora de ayudar a vuestros hijos/as a superar la timidez y relacionarse de manera más satisfactoria con adultos e iguales.

Si prefieres hacer una consulta más personal, siempre puedes hablar con nosotros. Primera consulta gratuita. Contacto

En primer lugar es importante marcarse expectativas realistas, esto quiere decir que, si ambos padres son muy tímidos, es poco probable que su hijo sea el niño/a más sociable de su entorno, puesto que la timidez parece ser un rasgo heredado del temperamento.

Asimismo conviene evitar verbalizarle que es tímido porque esto reforzará la idea de que lo es y, por tanto, tenderá a comportarse como los demás dicen que es. También debe procurarse evitar compararlo con otros niños que sean extrovertidos, ya que, el modelo de imitación para él resultará difícilmente alcanzable, provocándole frustración, sentimiento de inferioridad y miedo a decepcionar a los padres y, con el tiempo, evitación ante tales situaciones sociales.

Así, cuando tu hijo se comporte de manera inhibida por ejemplo ante personas desconocidas que recalcan lo tímido que es, puedes apoyarle respondiendo “es tan sólo al inicio, déjale un poco de tiempo para que te conozca y coja confianza”.Tras esta interacción, y una vez que estéis a solas, es positivo que le comentes lo orgulloso/a que debe estar de sí mismo/a por haberse relacionado exitósamente.

Por otra parte, puedes dedicar unos minutos a reflexionar cómo reaccionas normalmente tú a la hora de negociar, hacer o recibir críticas, elogiar a los otros, expresar afecto, pedir perdón, tomar la iniciativa o cuando resuelves un malentendido. En definitiva, puedes revisar cuáles son tus habilida­des sociales con el objetivo de detectar aquellas que podrías mejorar y fomentar en tu hijo.

Debes tener en cuenta que las habilidades sociales son conductas aprendidas y, por tanto, son  susceptibles de cambio en cualquier momento. Nos sirven para relacionarnos con los demás y desenvolvernos de manera óptima en la sociedad. Cada día tienes la oportunidad de ponerlas en práctica y reflexionarlas en familia. Además, las personas más extrovertidas, también pueden beneficiarse de esta práctica, ya que el hecho de que no sientan vergüenza al relacionarse con los demás, no implica necesariamente que posean unas adecuadas habilidades sociales.

Imagina que a tu hijo/a le resulta muy difícil hacerse valer cuando los otros niños se cuelan en la fila del comedor, y que, precisamente una persona se os adelanta cuando estáis esperando para pagar en el supermercado. Entonces, puedes acercarte a esta persona y explicarle asertivamente (es decir, de forma educada, sosegada, elegante pero firme) que es posible que no se haya dado cuenta, indicándole que vosotros estabais primero.

También puede ocurrir que a tu hijo/a adolescente lo que le cueste sea iniciar, mantener o unirse a conversaciones en grupo. Puedes aprovechar una situación similar para poner en práctica junto a él habilidades conversacionales tales como fijarnos en que está haciendo la otra persona antes de acercarnos, pensar qué le vamos a decir, preguntarle si podemos unirnos, ofrecerle nuestra ayuda, sacar temas de conversación o hacerle preguntas mientras le escuchamos de manera activa. 

Recuerda que modificar comportamientos adquiridos y mantenidos en el tiempo, requiere mucho esfuerzo y no se consigue de un día para otro, pero cuando los conseguimos, nos sentimos capaces, competentes y produce una mejora en nuestra autoestima.

Si prefieres leer más sobre timidez del niños o adolescentes y como podemos ayudarteTimidez – Terapia Familiar

Si quieres leer más blogs de Marta recomendamos el blog de ‘Límites, Infanto Juvenil’Límites, Infanto Juvenil

Si necesitas hablar con nosotros, estamos a tu entera disposición. Contacta Directamente.  Contáctenos en WhatsApp

En tal sentido, nuestros psicólogos  del Paz de Roda Centro Psicología pueden ayudar a los niños/as y adolescentes a conocerse mejor, potenciando su autoestima y fomentando unas habilidades sociales que le permitan sentirse integrado, valorado y respetado en su entorno, evitándole un sufrimiento innecesario que puede derivar en complejos, aislamiento, fobia y bajada del rendimiento escolar. ¡Ven  a visitarnos y te ayudaremos!

Marta Fernández García-Andrade, Experta en Psicoterapia Infanto Juvenil,  Nuestro Equipo

 

 

 

Nota: Todos los artículos que aparecen en esta web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.

Leave a Reply