Diversos estudios médicos han confirmado que una mala alimentación y una vida sedentaria, al contrario de lo que sucede llevando una dieta saludable, son dos factores unidos a las costumbres habituales de personas con depresión o ansiedad. A continuación os contamos los motivos por los cuales una dieta sana repercutirá en nuestro bienestar personal.

Tres dimensiones interconectadas

Cualquier persona debe encontrar el equilibrio entre su dimensión mental, anímica y física. Las tres tienen un papel fundamental para conseguir el bienestar siendo una dieta sana la mejor alternativa para:

· Lograr que el cerebro funcione correctamente: El consumo habitual de minerales y vitaminas ayuda a evitar el envejecimiento celular y a mantenerlo activo.

·Evitar el sobrepeso y sus consecuencias: A mayor cantidad de colesterol, mayores probabilidades de que el cerebro no tenga el riego sanguíneo necesario para afrontar cualquier reto. El pescado azul, los frutos secos, la fruta, la verdura y las carnes magras son fundamentales.

La relación entre una dieta poco saludable y la depresión

Como se ha indicado con anterioridad, diversos endocrinólogos, psicólogos y cardiólogos han realizado varios trabajos de investigación para llegar a una conclusión: una dieta pobre en nutrientes aumenta las posibilidades de padecer depresión.

De hecho, en sus conclusiones afirman que las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y otros problemas metabólicos comparten con la depresión un mismo denominador común. Sin embargo, también confirmaban que el consumo habitual de Omega-3, vitamina B6, antioxidantes, zinc o ácido fólico reduce drásticamente la posibilidad de padecer una depresión.

Por ello, es muy recomendable evitar el consumo de:

· Grasas trans. La bollería industrial, las patatas fritas de bolsa y productos similares provocan los problemas ya comentados.
· Alimentos procesados y carne roja. El consumo habitual de comida rápida, salchichas, embutidos y alimentos ricos en grasas saturadas.
· Propuestas hipercalóricas que producen, aparentemente, una sensación de bienestar, pero que, a la larga, terminan siendo muy perjudiciales.

Contáctanos directamente a través de WhatsApp

Las ventajas de la dieta mediterránea

Se recomienda apostar siempre por preparaciones en crudo, a la plancha, al vapor o al horno. Comer los productos de temporada anima a variar los sabores y evita caer en la rutina. El proceso de cambio de una dieta poco adecuada a una saludable ha de ser progresivo. La incorporación de los alimentos más adecuados se ha de ir sustituyendo por otros con menos propiedades.

Es imprescindible, igualmente, abandonar los malos hábitos, beber agua o zumos naturales, y realizar algún tipo de actividad física. El proceso provoca, de forma paulatina, una sana alimentación que incide en la mejora de la autoestima de la persona.

Las endorfinas que provoca el ejercicio físico permiten prevenir, o superar, la depresión o la ansiedad con menor esfuerzo.

 Confía en profesionales

En nuestro centro de psicología Paz de Roda se ofrecen pautas diversas para comprometerte con una dieta saludable y el apoyo de un equipo de profesionales experto en el tratamiento de las dolencias antedichas. Mejorar nuestra calidad de vida es posible cambiando la alimentación y poniendo todo el empeño en alcanzar tan loable objetivo. ¡Cuenta con nuestra ayuda!
Primera sesión informativa gratuita    Contáctanos directamente a través de WhatsApp

Nota: Todos los artículos que aparecen en esta web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.

Leave a Reply