Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Como investigador, me he dado cuenta que casi todas las personas se esfuerzan por encontrar y mantener una esencia de sentido en sus vidas, como una forma inherente a la condición humana. El significado en la vida ha constituido la gran pregunta que ha caracterizado a la humanidad desde sus orígenes (Morgan, 2009). Muchos grandes autores se han dedicado al estudio del Sentido Vital a lo largo de la historia de la Psicología, y parece existir un consenso en la comunidad científica alrededor de la definición que Reker (2000, p. 41) presenta;  “El Sentido Vital es un constructo multidimensional que consiste en el conocimiento del orden, la coherencia y el propósito en la propia existencia, la búsqueda y el logro de objetivos valiosos, y el sentido de cumplimiento que la acompaña”.

La necesidad de encontrar y mantener un sentido en la vida es fundamental por varios motivos. Las personas utilizan el significado para organizar las percepciones sobre la vida a través de un filtro de representaciones mentales de los resultados esperados, dando orden, coherencia y propósito a su vida.

Debido a que el significado en la vida es tan importante, no debería sorprender que imparta serias consecuencias para el bienestar en muchas etapas evolutivas cuando se ve amenazado en la vida de las personas (Arnett, 2000; Steger et al., 2009; Zika y Chamberlain, 1992).

La pérdida de sentido en la vida hace que las personas sean vulnerables a desarrollar trastornos mentales como la depresión y los trastornos de ansiedad (Wong, 2000; Pinquart, 2002). También se asocia con disminución de la función inmune y la enfermedad (Ryff & Singer, 1998; Krause, 2004). De hecho, se ha demostrado que una pérdida de sentido en la vida está significativamente correlacionada con el riesgo de muerte en las últimas etapas evolutivas de la vida humana (Boyle, 2009).

Es por ello que tanto para la Investigación como para la Psicología Clínica es una variable digna de intervención y estudio. No sólo por su gran implicación tanto en el día a día  como a largo plazo en la vida de las personas, sino por haber estado reconocida como la antesala de graves trastornos y sintomatologías emocionales.

Nuestro deber como Psicólogos es enfocarnos y reconocer esta variable dentro de la vida de nuestros pacientes, para poder con ello llegar de forma más accesible a generar recursos y habilidades que los protejan de los acontecimientos más estresantes de sus vidas. Por eso, si prefieres leer más sobre cómo podríamos ayudarte, puedes hacerlo en nuestra sección de Terapia Individual.

O si quieres hablar con nosotros, estamos a tu entera disposición. Primera sesión informativa gratuita.  Contáctenos en WhatsApp.

Soy Manuel Frías Rico, Psicólogo General Sanitario, Doctorando en Psicología Clínica.

 

 

Nota: Todos los artículos que aparecen en esta web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.

 

Leave a Reply