Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Sandra Bermejo, experta en Psicoterapia Integradora

¡Cuídate, descúbrete y crece!

Actualmente, en España, ir al psicólogo sigue siendo un tema tabú. Algo que se oculta y de lo que no se habla abiertamente. Muchos siguen pensando que la terapia es solo para los locos. Craso error.

¿Quieres saber por qué sería muy enriquecedor para cualquier persona llevar a cabo un proceso terapéutico?
¿Por qué mirar hacia dentro? ¿Por qué ver de dónde venimos, entender quiénes somos y a dónde vamos?

Sería maravilloso para el ser humano, y para la sociedad concebir una psicología que trascienda más allá del síntoma.

¿Por qué? Porque aunque no tengamos una sintomatología florida, ni graves alteraciones en nuestro funcionamiento, podemos sentir un malestar difuso o un sentimiento de vacío. No estar en el mundo de forma plena y consciente. O no saber gestionar nuestras emociones, porque nadie nos ha enseñado.

En nuestra clínica no somos figuras excepcionales en la vida de unas pocas personas. Somos figuras habituales. Alguien a quien poder recurrir sin miedo a lo que piensen los demás.

Vivimos en una sociedad en la que somos bombardeados con mensajes que nos invitan a sonreír pase lo que pase, a no enfadarnos, a no llorar… Una sociedad que tiende a evitar las emociones negativas, que fomenta la competitividad entre personas y la cultura del éxito. Donde no suele haber cabida para la empatía.

Miramos tanto hacia fuera que se nos olvida mirar hacia dentro. Nos olvidamos de darle importancia a lo importante. Y nos acostumbramos a vivir así. Muchas veces por inercia.
Algunos tienen la suerte de que, de pronto, sucede algo que les hace parar y ponerse frente al espejo, cara a cara consigo mismos. Otros, nunca llegan a plantearse las cosas y mueren viviendo a medio gas.

Te acostumbras a existir de una manera y crees que no hay nada más. Crees que te sientes todo lo bien que te puedes llegar a sentir. Pero muchas veces esto no es así.

¿Cómo puede cambiar tu vida ir al psicólogo? ¿Por qué merece la pena plantearse ir a terapia aunque no estés fatal, como cuando vas al gimnasio cuando estás sano y tienes un peso adecuado?

1. Poder verbalizar las cosas que te pasan ayuda a que te sientas mejor.

2. Tener otra perspectiva puede ser de gran utilidad. Por ejemplo, en el caso de la comunicación entre los hombres y las mujeres. Un clásico que está siempre a la orden del día.

3. Identificar y poder entender por qué hacemos las cosas que hacemos nos ayuda a evaluar y plantearnos diferentes alternativas. ¿Cuántas veces te has preguntado por qué siempre acabas haciendo lo mismo aunque no te haga sentir bien? ¿Por qué repites una y otra vez la misma historia? ¿Por qué sueles terminar con el mismo perfil de persona?

4. ¿No puedes minimizar los conflictos entre lo que piensas y lo que sientes? Muchas veces a pesar de sabernos la teoría, no somos capaces de llevarlo a la práctica. Esto puede deberse a que nuestra razón y nuestra emoción están desconectadas. La terapia puede ayudarte a integrar tu parte racional y tu parte emocional.

5. Aprende a usar nuevas herramientas que te permitan una mejor gestión de las diferentes situaciones. Como mejorar tu autoestima, tu asertividad, tu comunicación… Todo esto favorecerá tus relaciones con los demás.

6. Saber cómo eres: puntos fuertes y puntos débiles. Cómo vas a reaccionar ante determinados eventos y porqué lo haces de esa manera. Darle sentido a tu forma de estar en el mundo. Conocerte a ti mismo para poder disfrutar de la vida que necesitas.

Todos estos aspectos pueden ayudarte a estar mejor contigo mismo, y en consecuencia, también con los demás. Lo que hará que tu calidad de vida aumente. Siendo el objetivo estar más en forma e intentar alcanzar una mejor versión de ti mismo.

Por eso… ¡CUÍDATE, DESCÚBRETE Y CRECE!

Nota: Todos los artículos que aparecen en esta web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.

Leave a Reply