El estrés

El estrés se pone en marcha cuando una persona siente que las demandas de su entorno superan a los recursos de afrontamiento de los que dispone (estudios, trabajo, familia, hijos, rutinas, economía, cambios vitales importantes como una boda o el nacimiento de un hijo, etc.) Es decir, la persona siente que no puede responder a esas demandas por falta de tiempo o de habilidades, por sobre exigencias internas que se impone, o por presiones externas. Dicho de otra manera, se siente desbordada o sobrecargada.

Para poder enfrentarse a tales demandas, el organismo se activa en exceso. Es decir, secreta catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) y cortisol. De alguna manera, gracias a estas sustancias, la persona tiene un extra de combustible para poder actuar de forma rápida y sostenida. El organismo quiere dotar a la persona de recursos extraordinarios para solucionar o adaptarse a esas circunstancias mencionadas.

El problema es que si el estrés se mantiene durante mucho tiempo, el organismo empieza a agotarse y a producir los siguientes síntomas:

Síntomas del estrés:

1, Preocupaciones y pensamientos obsesivos.

2, Activación vegetativa (taquicardias, tensión muscular, opresión en el estómago o en la garganta, dificultades para respirar, dolores de cabeza, problemas gástricos).

3, Ansiedad, nerviosismo e inquietud. Llegando progresivamente hacia la tristeza y hacia la sensación de incontrolabilidad e indefensión (la persona siente que no puede con todo, que la situación le supera, que no tiene control sobre la misma).

4, Problemas con el sueño y la alimentación.

5, Dificultades para disfrutar del tiempo libre.

6, Irritabilidad, lo que hace que las relaciones familiares se tensen.

7, Aislamiento social.

8, Incremento de sustancias (tabaco, comida, alcohol, tranquilizantes).

9, Cansancio y bajada del rendimiento.

10, Despistes y problemas de memoria.

11, Dificultades para tomar decisiones.

12, Desmotivación y apatía.

13, Problemas de concentración.

Si te sientes superado/a por la situación o no consigues controlar tus preocupaciones, si sientes que tu cuerpo está demasiado acelerado y tu mente demasiado agotada, puedes beneficiarte de un tratamiento integral que te permita recuperar el control y el equilibrio. Nuestras estrategias para combatir el estrés son eficaces y permanentes. Nos avalan cientos de pacientes que han conseguido recuperar el bienestar gracias a técnicas avaladas por la ciencia. Confía en nosotros. Puedes consultarnos sin compromiso alguno.

Todos los artículos que aparecen la web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.