Problemas con el sueño

¿Tienes dificultades para organizar tus rutinas? ¿Te cuesta mucho establecer y respetar horarios? ¿Debido a ello se ven afectados algunos de tus hábitos como el sueño o la alimentación? ¿Te resulta complicado gestionar tu tiempo y organizarte de forma eficiente? ¿Como consecuencia sueles llegar tarde a los sitios, no te da tiempo a hacer todo lo que tenías planeado…? Si has contestado afirmativamente a estas preguntas, quizás tengas problemas para autogestionarte.

A medida que nos vamos desarrollando y creciendo, cada vez vamos siendo más responsables de nosotros mismos y de nuestro tiempo. Cuando somos pequeños, son nuestros padres los que se encargan de establecer los horarios para dormir, comer, jugar, hacer los deberes… y según van pasando los años, por regla general, vamos adquiriendo más libertad en estos aspectos, hasta llegar a una libertad total, que podrá ser más rígida o más flexible en función de factores externos como nuestro trabajo, si somos solteros, tenemos pareja o familia…

Llegado el momento de la individuación y la autonomía, algunas personas tienen muy interiorizadas ciertas “normas”, a través de las que les será sencillo regir su organización y sus horarios, estableciendo rutinas que les permitan llevar una vida ordenada.

Sin embargo, hay otras personas que, en este sentido, tienen más dificultades. Si es tu caso, quizás tengas cambiado el sueño, no pudiéndote dormir por las noches, necesitando las mañanas para descansar. O puede que, con aspectos relacionados con los estudios o el trabajo, intentes organizarte para sacar el trabajo adelante y, al final, sin saber muy bien cómo lo dejas todo para el final, agobiándote y sintiendo malestar ante la posibilidad de que no esté todo a tiempo. O quizás tengas una alimentación muy desorganizada, comiendo a deshoras o saltándote alguna de las comidas principales. O tal vez te sucedan todas estas cosas a la vez, porque están muy relacionadas todas con lo mismo: la autogestión.  Para eso, nuestro centro  a través de terapias individuales puede ayudarte a ser capaz de regular tu tiempo.

Estas dificultades para llevar una vida ordenada suelen producirle mucho malestar a la persona que le ocurre, ya que hace muchos propósitos o intenta introducir cambios en su vida sin ningún resultado, llegando incluso a la desesperación y al convencimiento de que es así y no se puede hacer nada con ello. Su entorno y todos aquellos que le rodean también pueden verse afectados, llegando a mermarse las relaciones con los demás.

¿Estás cansado de vivir así? ¿Te gustaría encontrar una solución y aprender a autogestionarte? Si es así, la buena noticia es que hay soluciones. La primera de ellas pasa por visitar nuestro centro de psicología en Madrid Paz de Roda.  No tienes porqué resignarte a vivir de esta manera, se puede trabajar con tu fuerza de voluntad, y ver qué función está cumpliendo en tu vida esta desorganización. Por sorprendente que parezca, todo aquello que se mantiene, por mucho que queramos liberarnos de ello, es porque de alguna manera nos resulta útil y nos reporta algún beneficio, aunque sea a nivel inconsciente, y, de primeras, nos cueste, darnos cuenta de ello.

En estos casos, la terapia se dirige a que la persona pueda tomar conciencia de qué función está cumpliendo en su vida todo esto de lo que venimos hablando. Una vez que uno se da cuenta de esto, es más sencillo desarrollar estrategias, recursos y herramientas que le permitan a la persona gestionarse de una forma más acorde a su voluntad. Podemos ayudarte a conocerte a ti mismo y dilucidar qué necesitas para acabar con aquellos aspectos de tu vida que te generan malestar y que te gustaría que fuesen de otra manera.

Las relaciones sociales son una de las áreas más importantes en la vida de las personas. Suponen una fuente de bienestar, compañía, afectividad y apoyo. Son un espejo que nos devuelve una imagen de nosotros mismos. Nos permiten vincularnos y recrear nuestras necesidades de apego y pertenencia. Y nos garantizan tener una vida exitosa a nivel personal y a nivel profesional. Sin embargo, en ocasiones, pueden verse perturbadas.