Guía en cambios vitales

¿Has tenido o vas a tener algún cambio importante en tu vida? Como un nuevo trabajo, irte a vivir a otro país o a una ciudad diferentes. ¿Has dejado tu relación de pareja o estás pensando en dejarla? ¿Te acabas de divorciar o separar? ¿Te estás planteando ser padre o madre, o lo has sido recientemente? ¿Te vas a jubilar o te has jubilado? ¿Tus hijos se han ido de casa o están pensando en independizarse próximamente? 

Todos estos acontecimientos son comunes en alguna de las etapas por las que pasamos a lo largo de nuestra vida. Son cambios importantes que muchas veces necesitan de un periodo de adaptación o de una serie de pautas que nos ayuden a prepararnos para el momento o nos sirvan para gestionarlo.

Hay veces que cuando tienen lugar estos cambios, creemos que la mejor forma de afrontarlos es seguir hacia delante sin parar a escucharnos o tomarnos un tiempo en el que poder adaptarnos. En estos casos podemos empezar a manifestar síntomas físicos como dolores o afecciones del estómago, tensión muscular, reacciones cutáneas, dolores de cabeza… o podemos sentirnos desganados o más apáticos, con un estado de ánimo más irritable, o incluso estar tristes y con ansiedad sin saber muy bien por qué.

Por todo esto, es importante, cuando tienen lugar estos acontecimientos en nuestra vida, prestar atención a cómo nos estamos sintiendo nosotros y cuidarnos, para evitar posibles consecuencias que afecten a nuestra salud física y mental.

Si estamos pendientes y respetamos nuestros tiempos, va a ser más sencillo que podamos acostumbrarnos a nuestra nueva situación, sin forzarnos ni evitando sentir lo que estemos sintiendo.

Cuando tienen lugar ciertos acontecimientos vitales es normal que nos afecten o que, aún siendo un cambio positivo, nos genere cierto estrés e incertidumbre, ya que es una situación nueva y desconocida, en la que muchas veces salimos de nuestra zona de confort.

Por eso es importante que tomemos conciencia de cómo estamos, en vez de evitar conectar con nosotros mismos y continuar a toda costa, ignorándonos.

Si sabes que va a tener lugar algún cambio de este nivel en tu vida, antes de que llegue, es recomendable que te informes, que leas o escuches el testimonio de otras personas… con el objetivo de saber de antemano qué te puede pasar o cómo puedes sentirte. Es cierto que cada uno/a somos un mundo, pero también es verdad que saber cómo han vivido otras personas una situación similar nos puede orientar y ayudar a normalizar nuestras reacciones.

Algunas personas puede que se sientan más seguras con la ayuda de un profesional, que pueda guiarlas y ayudarlas en su adaptación a la nueva situación. En estos casos, en nuestro centro de Psicología podemos orientarte en todo lo que necesites, acompañarte durante el proceso y darte herramientas y recursos que te permitan conocerte y adaptarte al cambio de la mejor manera posible.

Si se aproxima algún cambio vital o te encuentras inmerso en él y crees que te vendría bien algo de ayuda, no dudes en contactarnos. Podemos ayudarte. ¡No esperes más y llámanos!

Las relaciones sociales son una de las áreas más importantes en la vida de las personas. Suponen una fuente de bienestar, compañía, afectividad y apoyo. Son un espejo que nos devuelve una imagen de nosotros mismos. Nos permiten vincularnos y recrear nuestras necesidades de apego y pertenencia. Y nos garantizan tener una vida exitosa a nivel personal y a nivel profesional. Sin embargo, en ocasiones, pueden verse perturbadas.