Supervisión de Casos y Sesiones Clínicas 

En la práctica clínica resulta muy enriquecedor contar con el punto de vista de otro profesional ajeno al caso, tanto en lo que se refiere a aspectos más técnicos relacionados con la intervención directa con el paciente, como en todo aquello que tiene que ver con la relación y las interacciones que se dan entre terapeuta y paciente.

Contar con una visión externa como profesional puede ayudarte a seguir creciendo y aprendiendo, dotarte de nuevos recursos y darte otras perspectivas del caso, además de fomentar la toma de conciencia en tu desempeño como terapeuta, y de aquellos aspectos que se movilizan a nivel personal.

Es decir, no solamente te ayudaremos en lo que respecta a la metodología, sino también en el desarrollo de las habilidades terapéuticas y de la vinculación con el paciente y, por último, en el reconocimiento de los propios procesos internos que como terapeuta se suscitan ante un caso concreto (y que podrían obstaculizar la intervención de no ser detectados y encauzados). Es por ello, que proponemos una supervisión integral.

La supervisión está dirigida a profesionales que llevan tiempo ejerciendo y a aquellos psicólogos que están empezando con sus primeros casos. Podrás recibir asesoramiento desde diferentes orientaciones (cognitivo-conductual, sistémica, tercera generación, etc.)

Supervisión individual

Revisión exhaustiva del caso de forma individual, presencial o online, en la que se expondrán las dificultades con el objetivo de dar alternativas de intervención.

Además de centrar la mirada en el terapeuta para revisar aspectos relacionados con el vínculo con el paciente, el manejo y gestión de emociones que puedan surgir durante la terapia, el lugar donde se coloca el profesional, y otras cuestiones que resulten de interés para favorecer la autoobservación y la toma de conciencia del propio desempeño terapéutico.

Grupos de supervisión

Compuestos por un máximo de 4 personas, con una duración de 2 horas.

Dirigidos a aquellos psicólogos que quieran compartir espacio de supervisión para poder enriquecerse del punto de vista y enfoque de un mayor número de profesionales.

Se llevará a cabo la exposición de los casos centrándose en las posibles dudas o dificultades y se generará una posterior mesa de debate y reflexión en la que los diferentes componentes del grupo podrán hacer sus aportaciones.