Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que genera un intenso malestar a la persona que la sufre. Y le ocasiona importantes consecuencias negativas sobre sus diferentes áreas vitales (por ejemplo, descenso importante del rendimiento laboral o académico; frustración, discusiones y enfado de la familia que no entiende lo que le sucede a la persona y la presiona para que mejore; aislamiento social y evitación de los eventos sociales).

Las personas con depresión sienten una profunda sensación de indefensión, es decir, por una parte, no pueden controlar su tristeza o malestar; por otra parte, no se ven capaces de afrontar las rutinas, a las que se enfrentan con gran pesar y desidia. Cualquier acción que emprenden supone un gran esfuerzo que les deja agotados.

El estado de ánimo negativo se apodera de la persona, la envuelve y la atrapa, haciéndola sentir apática, desmotivada, desolada y desesperanzada. A su vez, esto produce una intensa culpa con uno mismo y una fuerte irritabilidad con los demás.

La persona además tiene una visión negativa de sí misma y del mundo que le rodea. Especialmente pesimista puede ser su visión del futuro.

La persona siente que no hay esperanza, que todo va a seguir igual, que no hay salida y que nada positivo le depara la vida. De hecho, no es extraño que la persona quiera desaparecer, huir y en casos severos que exista ideación suicida que puede materializarse (lo que finalmente destrozará a la familia que sufre la pérdida).

Pero lo cierto es que la depresión, con el tratamiento adecuado, puede solucionarse. Veamos los numerosos e intensos síntomas (que pueden mantenerse a lo largo del tiempo incluso durante años). Sin embargo, todos estos síntomas podrían acabarse con una adecuada terapia.

1, Tristeza, ansiedad, culpa, desolación, desánimo, desconsuelo, sensación de vacío, irritabilidad.

2, Desesperanza, sensación de que su malestar se prolongará a lo largo del tiempo o de que no existe solución alguna para sus problemas. Incluso sensación de ser una carga para los familiares.

3, Pérdida de interés o de la capacidad para sentir placer.

4, Pérdida o aumento de peso.

5, Alteraciones en el patrón de sueño. Ya sea insomnio (dificultades para conciliar el sueño, despertar nocturno o despertar precoz) o hipersomnia (sueño acusado por el día)

6, Fatiga, agotamiento, falta de energía.

7, Agitación o enlentecimiento del cuerpo. La persona puede sentir que su cuerpo y su mente están acelerados con sensación de nerviosismo y necesidad de estar en movimiento constantemente, como por ejemplo dificultad para mantenerte sentado, frotarse las manos. O por el contrario, sentir que le cuesta reaccionar, que su mente está “espesa” y que su cuerpo está lento.

8, Sentimiento de culpa. Muchos auto-reproches.

9, Pensamientos negativos hacia uno mismo, desvalorizándose constantemente y sintiéndose inútil.

La persona ve su autoestima seriamente deteriorada. La persona se siente avejentada, gris y carente de atractivo alguno.

10, Puede existir sensación de fracaso, de haber cometido muchos errores, de una gran decepción. Le cuesta ver sus cualidades, habilidades y logros.

11, Dificultades para concentrarse y para mantener la atención. Problemas con la memoria.

12, Indecisión, inseguridad y complejo de inferioridad.

13, Aislamiento social.

14, Bajada del rendimiento laboral o académico.

15, Quejas psicosomáticas. Esto es, problemas gastrointestinales, tensión muscular, dolor de cabeza, afectación al sistema inmune, calambres. La persona termina desarrollando una preocupación por la salud pues percibe (real o imaginariamente) que ésta se ha erosionado.

16, Pérdida de hábitos saludables. La persona deja de tener ocio y de hacer ejercicio; se alimenta mal; fuma o bebe en exceso; olvida sus chequeos médicos; se auto-medica.

17, Embotamiento emocional. La persona se siente afectivamente indiferente, como si nada le importara.

Si te has sentido identificado/a, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Sin compromiso alguno y de forma gratuita, te informaremos de cómo trabajamos para superar la depresión.

Todos los artículos que aparecen la web pertenecen a Paz de Roda Centro de Psicología y están protegidos por los derechos de autor y normativas concordantes. Su uso está limitado a la lectura, no pudiéndose explotar, reproducir ni difundir sin señalar la fuente y sin pedir autorización expresa al centro.